Las frutas de Complacer provienen de nuestras propias fincas, allí desde su nacimiento controlamos cada detalle, paso a paso. Nuestras fincas ubicadas en La Reducción, Rivadavia, en la Provincia de Mendoza, son regadas por aguas cristalinas y puras del Río Tunuyán proveniente de deshielo, allí otorgan a nuestros frutos su máxima pureza. Sus suelos y sus condiciones climáticas, permiten que nuestros cultivos reciban una marcada amplitud térmica, su altura a 650 metros SNM, y la luminosidad de la zona, configuran características ideales para obtener frutos de excelente color, aroma y sabor. En nuestra fábrica conjugamos la adecuada selección de los frutos, la elaboración artesanal a cargo de manos especializadas y altamente exigentes, con los más seguros métodos de conservación sin agregado de conservantes de ningún tipo y con certificación de calidad ISO 9001:2008. Así obtenemos a través de este esfuerzo, un producto único que expresa la complejidad y armonía de la naturaleza en todo su esplendor. Nuestro compromiso es mantener plenos e intactos los aromas y sabores de nuestra materia prima, para llegar con toda su expresión a quienes tengan el deleite de disfrutarlos.