Es un emprendimiento familiar que surgió en 1991 para poner en valor las frutas que cultivamos, para rescatar nuestras costumbres, para difundir nuestra cultura, pero fundamentalmente como un homenaje al esfuerzo, la pujanza y el tesón de nuestros padres y abuelos gringos que desde 1880 trabajamos por Mendoza.

Complacer es mi conjunción de trabajo, técnica, calidad, servicio, tradición y pasión.

Lic. Sergio Vignoni.